Dientes torcidos en niños

3 junio 2021 10:42 am

Corregir dientes torcidos en niños

Muchos padres se preguntan qué hacer con los dientes torcidos de sus niños. Este ha sido un motivo importante de preocupación sobre todo en el caso de los dientes de leche, dado que no son los definitivos. Cuando un niño presenta los dientes de leche muy juntos o incluso ya apiñados es una señal clara de aparición de que los dientes definitivos pueden salir mal. No es tan importante la malposición de estos dientes en sí, sino lo que pueda suponer en el desarrollo futuro del diente y del niño como factor predictor o anticipatorio de futuros problemas. 

Esta es una razón más para prestarle mucha atención a la Ortodoncia infantil o temprana, a la supervisión del desarrollo dental en niños y a cuándo sí y cuando no actuar a edades tempranas

Es muy común ver niños con los dientes torcidos e incluso puede ser gracioso, pero ¿es importante preocuparse por esta razón?

Generalmente los dientes de leche han de presentarse muy espaciados, cuanto más mejor, ya que esto supone uno de los mecanismos que la naturaleza dispone para que luego nos quepan los dientes definitivos. Cuando un niño presenta los dientes de leche “juntitos” o incluso ya apiñados, es signo inequívoco de que los dientes definitivos tendrán falta de espacio. Es habitual que los padres nos digan, “tenía los dientes de leche perfectos y los definitivos le están saliendo fatal”. Esto siempre va a ser así. La dentición temporal ha de presentar naturalmente diastemas o espacios, signo del desarrollo temprano de las arcadas dentales, que presentarán espacio suficiente para los dientes definitivos mucho más grandes.

A partir de los 5 o 6 años se empiezan a caer los dientes de leche y empiezan a salir los definitivos. La posición de los nuevos dientes al salir, la mordida que se vaya estableciendo entre ellos y el orden en que vayan apareciendo van a ser factores importantes para determinar el futuro desarrollo de Maloclusiones en los niños.

Por tanto, una revisión de estos acontecimientos es muy aconsejable, ya que el Ortodoncista es capaz de detectar los primeros signos de mala oclusión o mal alineamiento, cuando los primeros dientes están erupcionando. Si Los nuevos salen mal colocados, desordenados o torcidos y desde luego son mucho más grandes porque son las piezas definitivas, pueden ser signos de falta de espacio o mal desarrollo de las arcadas. Todo esto sucede en una boca todavía pequeña que se está formando sí, pero el crecimiento de las arcadas en anchura no es tanto a partir de los 6 o 7 años, por tanto, una gran falta de espacio no va a ser solucionada de forma natural por mecanismos espontáneos.

Ya entre los 7 y 8 años se deben de haber caído varios dientes de leche y ser más evidentes para los padres, que los dientes no están erupcionando y encajando donde deben. Puede ser hora de actuar y corregir dientes torcidos en niños. Por eso recomendamos que no más tardar a esta edad se realice una primera revisión con el Ortodoncista, quién sabrá descartar aquellos problemas que no van a mejorar por sí solos y requieren tratamiento temprano, y cuáles hay que dejar esperar y dejar a la naturaleza seguir su curso porque son susceptibles de ir mejorando o no son urgentes o demasiado relevantes.

¿Por qué salen los dientes torcidos en niños?

Podemos afirmar que la causa primordial es la falta de espacio. Una de las razones de la falta de espacio puede ser la propia herencia genética, pero cada vez toman más relevancia las teorías que dan un papel fundamental a las funciones orales. “Lo que hacemos con la boca” desde que nacemos, toma una relevancia cada vez más importante en cómo se desarrollan nuestros dientes y nuestros huesos.

En todo ello nuestra alimentación a edades tempranas supone un factor decisivo. Desde la actividad de succión durante la lactancia, siendo más favorable la lactancia materna por obligar a una mayor actividad de los músculos faciales, hasta la alimentación posterior que se le vaya introduciendo al niño. Se tiende en la actualidad a muchos alimentos procesados, dietas blandas y en definitiva a poca masticación, lo que está reduciendo el tamaño de las arcadas dentarias en la raza humana, generando esto cada vez más problemas para la completa erupción de la dentición definitiva con normalidad.

Es una buena recomendación a padres y niños, que desde que salen los primeros dientes, se dé al niño alimentación seca y dura de manera creciente. Esta es la que hace a nuestros músculos trabajar y a nuestro sistema masticatorio desarrollarse adecuadamente. La alimentación demasiado líquida o blanda, hace que persistan funciones propias de la etapa infantil previa a los dientes, como la succión, la interposición lingual, la masticación perezosa, unilateral, la respiración oral etc. y todo ello altera desde las primeras etapas de nuestra vida el desarrollo dentomaxilofacial, inclinando al individuo hacia la hipotonía  o falta de actividad y fuerza muscular, la estrechez de arcadas y la cara, el paladar estrecho y ojival, los problemas respiratorios por falta de desarrollo del tercio medio, las mordidas abiertas con falta de coincidencia de los dientes.

No cabe duda cabe que nuestros hábitos alimenticios, nuestra función respiratoria y masticatoria, así como otros hábitos incorrectos o para funcionales (succión digital, uso prolongado de chupetes o biberones etc.) son factores decisivos en cómo se irán desarrollando nuestros niños.

Por tanto, los dientes de leche torcidos no es que haya que arreglarlos y ponerlos derechos, pero nos alertan sobre alteraciones de la mordida que irán en aumento y que pueden precisar un tratamiento interceptivo o incipiente o simplemente la eliminación temprana de un hábito o función incorrecta. Es el ortodoncista, mediante una evaluación temprana del niño y sus arcadas en desarrollo, quién deberá determinar qué casos precisan un tratamiento temprano, generalmente a la edad de 6 o 7 años cuando los primeros dientes definitivos empiezan a erupcionar. 

¿Cómo corregir dientes torcidos en niños?

La aparición de dientes de leche torcidos ya es una señal de que los padres deben prestar atención por todo lo que hemos explicado anteriormente. Los dientes de leche torcidos o los primeros dientes definitivos que salen torcidos, no es que haya que arreglarlos y ponerlos derechos siempre y en todos los casos, pero nos alertan sobre alteraciones de la mordida que irán en aumento y que pueden precisar un tratamiento interceptivo o incipiente o simplemente la eliminación temprana de un hábito o función incorrecta. 

Como hemos analizado anteriormente existen tratamientos que corrigen la posición de los dientes torcidos en los niños. No debe asustarnos el hecho de que el Ortodoncista determine que el niño que está iniciando el recambio de la dentición temporal va a precisar un tratamiento temprano, ya que suelen ser tratamientos muy sencillos y cortos, destinados a normalizar el desarrollo de dientes y huesos en el niño, y de los que con poca intervención se suele obtener un beneficio muy alto, que evita y previene tratamientos complejos en la edad adulta, simplificando mucho las situaciones más complejas, y permitiendo que el niño cuyo desarrollo presenta un camino desviado, se encauce y continúe por un camino más correcto y fisiológico.

Esto suele conllevar muchos cambios favorables para el desarrollo general ampliamente demostrados, a veces mejora en la alimentación, en la postura, en la masticación o en la respiración, que benefician altamente a la salud y el desarrollo general de los niños. Además, será más fácil inducir determinados cambios tanto en la estructura de dientes y huesos como en las funciones orales, cuando los niños son más pequeños y están en un proceso de cambio, con alta plasticidad de sus tejidos y gran capacidad de adaptación.

La ortodoncia es sin duda el mecanismo que otorga los resultados más esperados, ya que devuelven la funcionalidad y estética a la cavidad oral, permitiendo realizar una completa distribución de los dientes separados, apiñados y torcidos y anticiparse a los problemas futuros

En la odontología encontraremos diferentes tratamientos que incluyen, a su vez, diferentes tipos de Brackets y aparatos tradicionales y hasta la ortodoncia invisible. Hoy día es posible llevar a cabo los tratamientos de los niños de una forma cómoda y sencilla con Alineadores transparentes, muy cómodos y fáciles de llevar para los niños. Concretamente el sistema Invisalign First está orientado a poder realizar este tipo de tratamientos en edades tempranas.

En Travesí Granada te ofrecemos la mejor información y atención frente a tus dudas, compruébalo visitando nuestra clínica dental en Granada. ¡Te esperamos!

958 222 617 

Whatsapp 630 459 113

FORMULARIO DE CONTACTO

Contacta con nosotros para recibir más información

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Comments are closed here.

Valora el artículo:
Call Now Button¡Pide ya tu cita! -> 958222617