Aparatos de ortodoncia para niños

18 marzo 2019 3:15 pm

Aparatos de ortodoncia para niños: ¿Cuándo y a qué precio?

Con frecuencia los padres se preguntan y nos preguntan: ¿Con qué edad se comienzan a utilizar los aparatos de ortodoncia para niños? ¿Con que edad hay que visitar por primera vez al Ortodoncista? ¿Cuál es la edad ideal para realizar el tratamiento de Ortodoncia a mi hijo? ¿Debo esperar a que recambie todos los dientes? ¿Si le hago la Ortodoncia demasiado pronto no se moverán los dientes?

Te contaremos todo al respecto de los aparatos de ortodoncia para niños, entre otras cuestiones.

Los primeros pasos de la ortodoncia en niños

La Sociedad Americana de Ortodoncia (AAO), La Sociedad española de Ortodoncia (SEDO) y la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia (AESOR), entre otras recomiendan que la primera visita al Ortodoncista sea alrededor de los 6 años.

A esta edad se inicia la erupción de los primeros dientes permanentes y el desarrollo maxilofacial es tal, que se pueden diagnosticar posibles maloclusiones incipientes y problemas que si continúan a edades mayores presentan difícil solución.

Además, a esta edad es posible realizar un estudio del crecimiento y predecir posibles tendencias futuras, así como visualizar el estado de desarrollo dental y la cronología y secuencia de erupción dental.

De esta manera, el Ortodoncista puede descartar aquellos problemas que necesitan tratamiento temprano y los que pueden esperar a un mayor desarrollo del niño sin peligro.

la inversión de los aparatos de ortodoncia para niños

Gracias a una mayor información y concienciación de los padres, cada vez es más frecuente que llevar a los niños al Ortodoncista para una primera revisión de rutina al iniciar el recambio de los primeros dientes permanentes.

Existen algunas anomalías en el desarrollo de los dientes y maxilares que es preferible tratar en cuanto se detecten, ya que de no hacerlo y dejadas a su libre evolución empeoran y precisan tratamientos muy complejos en la adolescencia o edad adulta, como son extracciones o cirugía, que siempre que se pueda es preferible evitar.

Muchos de estos problemas mejoran y se encauzan al realizar un tratamiento Interceptivo que permite al Ortodoncista mantener el problema bajo control, evitar su empeoramiento progresivo y prevenir situaciones complejas en el futuro.

Normalmente estos tratamientos interceptivos, que también llamamos Primeras Fases del tratamiento Ortodóncico, son cortos, sencillos y rápidos, dada la gran capacidad de cambio y adaptación de los tejidos en los niños, y con poco esfuerzo por parte de padres, niños y ortodoncista, conseguimos un gran beneficio como es normalizar y reconducir el desarrollo de ciertos problemas, por tanto, la intervención temprana compensa con creces.

¿Qué problemas pueden requerir de un tratamiento de ortodoncia en niños?

  • Maloclusiones por hábitos incorrectos (succión del pulgar, succión prolongada del chupete o biberón, interposición de la lengua o deglución atípica y respiración oral). Generalmente estos hábitos generan Mordidas abiertas y Compresiones Maxilares o Paladares estrechos con toda una serie de problemas asociados. La eliminación y reeducación de los hábitos y la modificación del crecimiento de las arcadas a tiempo puede evitar problemas funcionales y tratamientos complejos más adelante.
  • Anomalías en la erupción de los dientes definitivos o riesgo de inclusión de algunos dientes: Cuando la falta de espacio es grande o algún diente se encuentra por naturaleza desviado pueden generarse dientes incluidos o retenidos, de tratamiento complejo y pronóstico reservado en edades más avanzadas. Generalmente la creación de espacio en las arcadas y la guía de la erupción mediante diversos procedimientos como mantenedores de espacio o extracción temprana de algunos dientes temporales, previene en alto porcentaje estas situaciones de retención dentaria y favorece la normalización y erupción espontánea de los dientes afectados, evitando su tratamiento quirúrgico en el futuro.
  • Desviaciones Mandibulares por interferencias en la mordida: En ocasiones, el hecho de que los dientes no muerdan correctamente hace que el niño tienda a evitar contactos inestables e incómodos, para evitar dientes que chocan mal, y realice una desviación de la Mandíbula para adaptarse y acoplarse a la situación de los dientes, en un intento de comer mejor. Estas desviaciones mantenidas en el tiempo dan lugar a asimetrías Mandibulares y faciales y problemas en la articulación Mandibular. Por eso está indicado corregir aquellas alteraciones responsables de la desviación, para que no se siga produciendo y devolver al sistema masticatorio y a la cara su simetría.
  • Maloclusiones de Clase III o Prognatismo Mandibular: Las maloclusiones provocadas por un exceso de prominencia de la Mandíbula por un crecimiento exagerado de la misma respecto al hueso Maxilar, deben ser tratadas tan pronto como se detectan ya que siempre tienden a empeorar conforme el niño crece y su tratamiento pasada cierta edad requiere Cirugía Maxilofacial. Mientras que si se trata durante el crecimiento con aparatos Ortopédicos, es posible mantener controlada dicha tendencia en un gran número de casos.
  • Compresión del Maxilar o Paladar Ojival: La estrechez del hueso que forma la arcada superior provoca alteraciones de la mordida y falta de espacio para la erupción de dientes permanentes. A edades tempranas es posible ensanchar la arcada superior a través del estiramiento de sus suturas con gran facilidad y rapidez, mientras que si se sobrepasa cierta edad (12-13 años) el grado de madurez ósea a este nivel dificulta mucho o impide totalmente dicha modificación.
  • Otros obstáculos o restricciones tanto al crecimiento maxilofacial como al recambio dentario (dientes en número extra, sobremordidas extremas, maloclusiones de Clase II con poco crecimiento Mandibular severas etc).

¿Qué tipos de aparatos de ortodoncia para niños existen?

La sencillez y rapidez es una de las premisas fundamentales cuando decidimos indicar y planificar un tratamiento Interceptivo de ortodoncia para niños.

Normalmente queremos conseguir los objetivos propuestos en el menor tiempo posible y de la forma más simple y eficaz que exista, pues la satisfacción de padres y niños con esta corta intervención y que las familias no acaben “cansadas” de largos tratamientos Ortodóncicos, es también muy importante para nosotros.

Primeros pasos aparatos de ortodoncia para niños

Se suele tratar de una actuación concisa en el tiempo con pocos y simples aparatos. Estos aparatos pueden ir desde expansores de paladar de diseño minimalista y fácil activación, aparatos ortopédicos extrabucales para uso en casa y nocturno y aparatos fijos parciales con sujeción en los dientes permanentes.

En ocasiones estos irán acompañados de brackets en los dientes delanteros para ayudar a ciertas correcciones de estos dientes, pero no debemos confundir la colocación de brackets con un tratamiento definitivo.

Si bien el vehículo para el movimiento dental puede ser similar, el propósito de su colocación no es un detallado preciso de las posiciones dentales como ocurre en las segundas fases o tratamientos definitivos.

Todos estos aparatos de ortodoncia para niños están pensados para ser bien tolerados por ellos y fáciles de manejar para los padres y ofrecen pocos o mínimos problemas de roce, llagas o molestias dolorosas.

Incluso actualmente es posible realizar el tratamiento inteceptivo de los niños con sistemas de Ortodoncia Invisible, como es el producto Invisalign First, específicamente diseñado para el tipo de movimientos y modificaciones que hay que realizar en los niños, con la comodidad y ventajas de los sistemas de Ortodoncia Invisible, una opción enormemente novedosa y gratificante para nuestros pacientes más pequeños.

Los aparatos de quita y pon, como las placas de expansión u otros similares, son en nuestra opinión vehículos de un tratamiento muchas veces frustrante que depende totalmente de la colaboración del niño y muchas veces lo único que consiguen es alargar y cansar a pacientes y padres por no conseguir los resultados y entrar en una tediosa dinámica de insistencia para conseguir su uso o de costes extra para solventar roturas, pérdidas etc.

En nuestra opinión, si es posible conseguir algo de forma más rápida y sin necesitar mucha colaboración por parte del niño, el éxito y satisfacción será mayor y las garantías de conseguir el resultado final en el menor tiempo posible totales, de ahí que el uso de aparatos fijos sea preferible en la mayor parte de los casos.

¿Qué duración suele tener un tratamiento Interceptivo de ortodoncia en niños?

Como ya hemos comentado, uno de los objetivos primordiales es no alargar mucho estas fases de tratamiento transitorias.

La duración dependerá del grado de desarrollo dental del niño, de la existencia de posibles retrasos eruptivos o de crecimiento y de la dificultad de los objetivos a conseguir. Como regla general se puede decir que las más cortas rondarán los 6 meses y en cualquier caso no es deseable superar el año, siendo en contadas ocasiones tratamientos de unos 15 meses.

 Una duración excedida más allá de este tiempo puede ser indicador de falta de colaboración por parte del paciente o falta de control y experiencia por parte del profesional que la controla.

¿Cuánto cuesta un tratamiento de ortodoncia para niños?

Si bien el presupuesto final dependerá del diagnóstico de cada caso y el plan de tratamiento individualizado que de este estudio se deriva, esto es, el presupuesto final dependerá de las necesidades de cada caso en concreto, se da el común denominador en todos de la corta duración y simplicidad y escaso número de aparatos necesarios, lo que hace que estos tratamientos sean los más económicos dentro de los posibles tratamientos  Ortodóncicos disponibles para otras edades.

evitar problemas con los aparatos de ortodoncia para niños

Si tu hijo tiene entre 6 y 8 años, ha iniciado el recambio de los primeros dientes permanentes o sin haberlo iniciado se observan alteraciones del alineamiento o la mordida, es importante descartar que tenga problemas que requieran un tratamiento Precoz, ya que la correcta indicación del mismo a la edad apropiada puede prevenir problemas complejos en un futuro.

 En cualquier caso, salir de dudas es fácil consultando a un Ortodoncista con experiencia, que es la persona que ha dedicado sus esfuerzos y su formación profesional a diagnosticar y valorar los problemas del desarrollo dental y el crecimiento maxilofacial y por tanto es el profesional idóneo para decidir cuándo sí y cuándo no, se deberá realizar un tratamiento temprano de ortodoncia para el niño.

A menudo una preocupación que los padres nos transmiten es si iniciar el tratamiento demasiado pronto tendrá consecuencias negativas para sus hijos.

De todo lo expuesto anteriormente se deriva que no es así, ya que no buscamos un resultado definitivo de alineamiento y oclusión dental en estos casos, sino una mejoría de la situación del desarrollo para favorecer el más óptimo desarrollo de dientes y maxilares, y que de no hacer estos tratamientos cuando estén indicados, se derivan problemas más severos de tratamiento complejo en edades más avanzadas, lo que añade esfuerzo, sufrimiento, tiempo y coste a los tratamientos.

Gracias a la realización de los tratamientos de Primera Fase la duración y complejidad de las Segundas Fases en la edad adolescente, se reduce enormemente y se limita a problemas simples de alineamiento y detallado de la oclusión.

Además, una vez logrados ciertos objetivos de espacio o posición y tamaño de los huesos, es responsabilidad del Ortodoncista el mantenimiento de éstos durante la fase de transición o de recambio entre una fase y otra, mediante sencillos aparatos y mantenedores de espacio.

 

Comments are closed here.

Valora el artículo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...
Call Now Button¡Pide ya tu cita! -> Llámanos.